viernes, 19 de octubre de 2012





                    “Tan pronto como los labios duermen, las almas despiertan y comienzan a actuar, porque el silencio es el elemento lleno de sorpresas, de peligro y de felicidad, en el cual las almas se poseen libremente”.
                                                                                                             M. Maeterlink. (Le trésor des Mumbles)