martes, 30 de octubre de 2012

Amor Perdido


              Estás ahí. Sé que estás ahí, aunque tan lejana como esas nubes que ignoran los abrazos, tan indiferente como los bolsillos en donde guardo todos los deseos, y aun así, no puedo dejar de soñar que aquel día tú también me soñaste, que aquel día el sol le robó unos segundos a la noche sólo para nosotros.
Pero ya no tengo soles, ni días, ni lunas, ni noches, no tengo ni labios para entretener en otros cuerpos. Miedo. Eso es lo único que poseo. Capas de escarcha que borran tus miradas mientras mis manos lloran porque no pudieron conocerte.
                 Es tan cansado no ser ni un recuerdo.
        Hoy quiero esconderte de mi memoria, vaciar las letras de tu nombre, borrar la huella de ese beso que apuntaste y nunca nos dimos. Hoy, quiero olvidarme hasta de tu olvido.