lunes, 22 de octubre de 2012

Madrugada


Aquella madrugada comprendí que mis labios 

jamás abarcarían tus deseos, y desde entonces 

sólo te sueño, cada noche me reúno con tu 

sombra allí donde el desamor acoge los besos 

que nunca me pediste.