Leonor de Aquitania

Alfredo Cernuda escribe y representa Leonor de Aquitania


Escribió Leonor de Aquitania, (con su nombre verdadero, Alfredo Méndez) tras leer una novela histórica centrada en la vida de este personaje. La define como un drama de sentimientos que le ha permitido cambiar su registro más conocido. La obra tuvo un gran éxito de crítica y público.
Pincha aquí y descárgate la obra
A continuación, una de las entrevistas realizadas a Alfredo Cernuda, para Culturalia, por Sofía Basalo:

Pregunta: ¿Por qué Leonor de Aquitania?

Alfredo Cernuda: Sin duda. El porqué, es muy sencillo. Me gustan mucho las novelas basadas en la historia, y estaba leyendo una novela, precisamente sobre Leonor de Aquitania y pensé que ahí había, una función de teatro maravillosa... quizá por lo que le pasó a ella, date cuenta que una mujer que luchaba por ser igual al rey, ya que ella era la reina... que lo trataba en igualdad de condiciones... sin querer, fue una precursora del igualdad del hombre y la mujer. Estamos hablando de hace nueve siglos, es muy fuerte hablar de una mujer que, en aquellos tiempos, sacara los pies del tiesto como los sacó ella. Una mujer que rebeló a sus hijos frente a su padre, porque llegó un momento en el que se echaba tantas amantes que ella le contestaba a esos amantes... no hay que olvidar que Leonor de Aquitania, cada vez que su marido la engañaba con una mujer, lo engañaba con otro hombre... y se lo contaba, para que supiera que no se iba a quedar quieta... Es una mujer de unas cualidades, para aquella época, insuales... Quienes creemos que es muy actual, nos basamos en las opiniones que tenían, cómo encubrían las cruzadas, el motivo por el que se hacían las cruzadas... realmente, hoy en día, tienen total actualidad, porque sus pensamientos son los que, desgraciadamente, algunos nos revelan para tapar, esconder, ciertas guerras... o cuando ella habla de la independencia de Aquitania, su país; se pregunta quién gana con esa independencia, le preguntan, mejor dicho, y se deja bien claro... también, nos basamos en su enfrentamiento con Juan sin Tierra, un personaje conocido por todos, su hijo; no olvidemos que era la madre de Ricardo Corazón de León, también... Juan sin Tierra es un personaje maravilloso, es un hombre que no se siente querido por nadie, se siente despreciado por todo el mundo... había también, una escena que imaginé maravillosa, con Alais, una princesa francesa que estaba prometida a Ricardo Corazón de León, pero dadas las inclinaciones de Ricardo, cuando Leonor es confinada en la torre, se convierte en la amante de su marido, de Enrique Plantagenet... ver el enfrentamiento de dos mujeres enamoradas, dos mujeres que luchan por el mismo hombre y, a un tiempo, distinto... los seres humanos no somos iguales para todo el mundo. Enrique que era de un modo con Leonor, con Alais, actuaba de un modo totalmente distinto... cómo los seres humanos nos comportamos de una manera diferente según con quiénes hablamos... Ese enfrentamiento entre esas “dos lobas” por el hombre, debería ser precioso... Por eso, creo que es un drama en el que encuentras de todo... Es una función muy muy apasionada …

 

Pregunta: Has comentado anteriormente que a Marta Puig y a ti, os apetecía hacer un drama, realmente, esta función supone un cambio importante en vuestro registro... y concretamente, en el tuyo, ya que si no me equivoco, creo que en 1992 junto a otros dos actores, formasteis un trío de humor que se llamaba“Entretres”...

Alfredo Cernuda: Sí, en 1992, comencé junto a José Luis Gil, que ahora es el presidente Cuesta de “Aquí no hay quien viva”, un maravilloso actor y mejor persona, y Antonio Hernández, que ahora es director de cine, acaba de terminar“Los Borgia”... En aquel año montamos un trío de humor, “Entretres” y estuvimos tres años por ahí, montando el show y haciendo cosillas... pero al final, Antonio que tiene un talento increíble para dirigir cine se decantó por esa rama... comenzaron a llegarle tantas ofertas que no podía compatibilizar con el proyecto inicial... no podíamos ensayar, no teníamos tiempo... Lo de hacer el drama, es por eso... todos los actores consideramos que podemos hacer de todo... un buen actor ha de hacer drama, comedia... y el que es buen cómico y hace bien la comedia también sabe hacer drama... lo que necesita es una buena dirección, como la hemos tenido en este caso, con Mercedes Lezcano, y el resultado está ahí.
Pregunta: Leonor de Aquitania es una mujer con muchas facetas, no sé si cada uno de los personajes corresponden a cada una de esas facetas, Alais, el amor, la pasión. Juan, además de mostrarnos la parte maternal de esa mujer, también refleja la ambición y ese soldado, que no es un soldado y que es sumamente interesante, quizá pueda ser la conciencia...

Alfredo Cernuda: Sí es cierto, pero no te puedo decir quién es ese personaje... porque hay gente que lo coge, y cuando acaba la función, te esperan fuera para felicitarte y hablarte de la función... y te piden el texto, porque quieren volver a leerlo... hay gente que dice que es una cosa, otras personas dicen que es otra... yo prefiero no decirlo... hay que averiguar quién es ese personaje... evidentemente, funciona como una especie de conciencia, es un espejo, donde Leonor se mira, buscando, eso que hacemos todos, un reflejo que nos indique quiénes somos en realidad... el espejo, lo que hace es devolverle continuamente eso mismo, la realidad. Le va combatiendo sus opiniones y sus ideas, pero no puedo decir con exactitud qué es... (risas) cada uno que haga sus cábalas... y que espere que nosotros se lo decimos, después... El ochenta por ciento, al final descubre quién es ese personaje enigmático que en un principio extraña por el modo en el que habla a la reina... poco a poco, la dureza inicial se va transformando en afecto, en cariño, siempre van a estar juntos...

Pregunta: Has comentado que hay personas que a la salida del teatro te piden el texto, para volver a leerlo y es que es ésta una función muy de texto, muy de escuchar, de estar atento a lo que ocurre y muy de actores, sois vosotros su fuerza...

Alfredo Cernuda: Sí, es una obra de escuchar, de disfrutar con la interpretación y con lo que se dice... el problema es que hay mucha gente que, de repente, decimos una frase y querría pararse ahí, para pensarla, para volver a escucharla... y evidentemente no hay tiempo para ello... el teatro es algo vivo... Entonces, estas personas te piden, después la función... desgraciadamente, la obra no está editada... con lo que me dan el correo electrónico y yo se lo mando de esta forma. Algún día la editaremos, algún día habrá alguna editorial a la que le interese el texto y saldrá publicada...

Pregunta: Habiendo hecho tantas comedias, ¿te sorprende el éxito de “Leonor de Aquitania” la reacción del público ese silencio casi sepulcral con el que se escucha el texto?

Alfredo Cernuda: A mí me sorprende todo. En esto de la interpretación, me sorprende todo... quizá es porque en Leonor hablamos mucho de algo que tenemos todos, sé que me repito, el amor, los sentimientos, el desengaño, el abandono... hablamos de la lucha de dos mujeres por un hombre, hay también ciertos temas, con los que la gente es muy susceptible y está muy harta; estamos hartos de que nos engañen tanto los políticos, de todos los bandos, no creas, estamos hartos de sus palabras y más cuando al pueblo no les significan nada de nada... los únicos beneficiados son ellos... entonces, se sienten identificados por todos los lados...


Pregunta: ¿es el poder es más fuerte que cualquier sentimiento?
Alfredo Cernuda: Sí, lo que también vemos, es que a pesar de haber avanzado muchísimo, tecnológicamente, sobre todo, con respecto a los sentimientos, seguimos igual que hace nueve siglos. Lo que nos va moviendo es lo mismo; el sexo y el poder. Tener poder, dinero y sexo. ¿Por qué hay tantas guerras entre esta mujer, Aquitania y Francia o Gran Bretaña...? Por sexo y poder. Y actualmente, las razones siguen siendo las mismas. Si analizas el ochenta por ciento de las guerras, encubiertas por las ideas de hacer justicia, por las ideas de solidaridad... por derrocar a un dictador... dictadores hay también en otros países... pero quizá en esos otros países no hay petróleo, riquezas, en fin... en esos otros países no molestan los dictadores... los dejamos, entonces... nos molesta aquel al que podemos quitar algo... Es lo mismo que pasaba en las cruzadas; bajo la excusa de “defender los lugares sagrados” lo que hacían es ir allí para quitarles las riquezas y quitarles territorios... ¿Con qué lo encubren? “con la verdad de nuestro señor jesucristo”... “vamos a llevar la verdad a los infieles”... Y lo que es peor, lo que da pena es que nosotros no aprendemos la lección... de repente sale un fanático con proclamas nacionalistas o independentistas y todos le aplauden y lo apoyan... y al resto de la gente no les hacen ningún caso... ése es el problema...


Pregunta: Uno de los calificativos de Leonor de Aquitania es que fue un ser libre. ¿Hoy en día sigue siendo difícil ser libre?

Alfredo Cernuda: Yo creo que ser libre es una cuestión personal. Es un sentimiento. Podemos ser libre en cualquier sitio y podemos ser esclavos en cualquier sitio también... es una cuestión de cultura, es una cuestión de saber... No puede ser libre el señor que no tiene acceso a una cultura, a unos estudios, a unos derechos. Hoy en día sigue habiendo países donde no se es libre... hay tantos países y tan cercanos en los que vemos que sus gentes salen en pateras hacia España... y todavía se permiten ciertos reyezuelos decir que van a vigilar mucho cómo tratamos a sus compatriotas... cuando están huyendo de ese país... y a ese “reyezuelo”, dictador nadie le dice nada... en occidente, la libertad es un estado que uno puede adquirir...


Pregunta: Tal vez se puede pensar que al ser actor, resulte más fácil llevar un texto propio a escena... ¿Ha sido fácil o también resulta difícil...?

Alfredo Cernuda: Mira, es imposible... yo he tenido la gran suerte de contar con el apoyo de Marta Puig, que es una loca como yo del teatro... pero es imposible. Nosotros, esta función en la que la gente sale encantada, no ha tenido ayuda del ministerio de cultura, cuando es una obra que es la primera función de un autor español vivo y al que se supone, tienen que ayudar... ¿Cuántos autores habrá que no tengan la suerte que he tenido yo, de hacer otros trabajos, de haber podido ahorrar un poco de dinero y jugármela con esta función? Habrá muchísimos. Esta función ha pasado por manos de muchos productores, y no han querido entrar en ella... En España, no está protegido el autor de teatro, para nada. Miras la cartelera y la mayoría de las obras son autores extranjeros y reposiciones, una y otra vez, de comedias... y te preguntas ¿pero no hay españoles que escriban teatro, igual que hay maravillosos guionistas de cine o televisión...? pero es que son esos guionistas quienes han renunciado a escribir teatro... se prefiere, cada diez años, volver a reestrenar ese título de un autor determinado... No se atreven con un texto de un autor español... y eso es un problema muy gordo, porque estoy convencido de que igual que son un éxito las series en este país, si de repente comenzaran a estrenar obras de autores españoles que tocan nuestra cotidianidad, tendrían también mucho éxito... hay que confiar un poco más en el autor español...


Pregunta: Hay que confiar un poco y arriesgarse otro poquito ¿no?

Alfredo Cernuda: Exactamente, el teatro es riesgo. Si no fuera así, si supiéramos todos lo que va a funcionar, como decimos, los empresarios serían los bancos... En esto nunca sabes nada... de repente trabajas en una superproducción, con un cartel magistral... que dices, esto va a ser un bombazo... y al mes, hay que quitarlo, porque no va el público. Sin embargo, una obra, donde no existe ese cartel de renombre, y no conocen al autor, como es mi caso, la estrenas y es un rotundo éxito. Nunca se sabe...

Pregunta: ¿Habrá dentro de un tiempo otro texto en escena escrito por tí?
Alfredo Cernuda: Estamos estudiando para 2007, porque esperamos estar con “Leonor de Aquitania” hasta mediados del próximo año... y lo que haremos será una comedia... para no llorar (risas)... quiero hacer una comedia y estamos en tratos para hacer una obra de esas a las que vas y sólo te ríes... sin contar nada. Sólo pasas dos horas riendo... me gustaría hacer esa comedia... y puede que sí la escriba Alfredo Méndez... y puede que no... pero, mira, yo lo que quiero, lo que me gusta es ser actor, trabajar como actor... escribir es un trabajo más íntimo... pero me gusta mucho ser actor... si me llaman de una comedia que no haya escrito yo, pues bienvenida sea...