lunes, 30 de diciembre de 2013

En la espalda del mundo


En la espalda del mundo hallo refugio
entre álamos que musitan mi nombre
que ahora es Viento,
entre cinturas que encajan mis palabras
para tatuarlas en la piel del horizonte,
allí donde se crean los sueños
y los besos no poseen esquinas.
Allí olvido los cortos brazos del tiempo
y me creo en tus ojos cuando me miran,
me creo en la sangre que ignoraba las venas
cuando carecían de sombra nuestros cuerpos
y al cansancio lo llamábamos madrugada.

En la espalda del mundo me creo,
y en estas vidas que son una misma ventana
me creo en la mano que concibió tus gemidos
en la hortensia que teme al diente del otoño,
me creo en la paloma sin laurel
que no necesita nada porque lo es todo.

En la espalda del mundo soy tú
y en ese vacío que me hace libre
sin necesitarte, te amo.



jueves, 26 de diciembre de 2013

Perdona.


En este invierno que no seduce
recuerdo cómo hundías tu mano
en mi corazón abierto y sin heridas
cuando la tarde sólo era pretexto.
En este invierno que no seduce
las hormigas te ocultan para que el frío
no escarche tu rostro en la hierba aterida
y pueda besarte en el musgo del sauce
cuando la tarde ya sólo es memoria.
En este invierno que no seduce
no te busco en la luz de las estrellas,
ni en los pájaros que enlazaron nuestras piernas
cuando tu voz amaba en mi boca
y la tarde se hacía sueño.

Ya no te persigo en los vientos
que sembraron de cristales las caricias,
ni en el crepúsculo de una mejilla
que se extiende para imitar tu pecho
cuando la tarde es delirio en tu ausencia.

Perdona que no necesite ni silencio
para hallarte en mí.



domingo, 22 de diciembre de 2013

Amor en el museo

Ignoro si habéis sentido una soledad de siglos aposentándose como una fina capa en vuestra piel. Yo sí. Hasta que descubrí el amor en su mirada. Acudía todos los miércoles a las cinco en punto, se sentaba frente a mí y, en silencio, recorría mi cuerpo con una ternura que desbordaba en deseo. Qué tediosa transcurría la semana aguardando que llegara el momento en que nuestros ojos se prometieran el mundo. Qué tristes los minutos desde que ayer, miércoles, en vez de revivir en sus sueños he llorado en su tragedia. Permitidme unas lágrimas antes de continuar.

 Ayer no vino y en su lugar, a las cinco en punto, un muchacho barbilampiño y desaseado dejó frente a mí un ramillete de violetas sujeto con un crespón negro. Quizá esa sea la maldición de mi vida, no poder disfrutar de las caricias de un hombre por el que sería capaz de saltarme todos los convencionalismos burgueses.

-. Cayetana, ponte el vestido y vámonos.

Al oír aquella voz sentí un frío que atravesó el lienzo, un frío como no había sentido desde 1802. Allí estaba, dentro del cuadro, tendiéndome un vestido de seda con su mano derecha y una maravillosa sonrisa oscilando en su amor. El agujero de bala en la sien apenas se le notaba. Pero, ¿qué ocurriría si me levantaba del diván y abandonaba el cuadro? Pensé en Goya, en el museo, en mis descendientes, en la herencia, en…

-. Piensa en ti.

¡Qué diablos tenía razón! Pensé en mí y haciéndome un ovillo en sus brazos abandoné la historia.


Después de todo, la persona que no ha hecho una locura por amor no merece ser amada.


viernes, 20 de diciembre de 2013

Los pies y el amor


Supe de la mañana porque busqué su pie entre las sábanas y no lo encontré. Siempre había sido insolidario con mis necesidades pero ese fue el pisotón que hinchó el juanete. 
Salí a la calle con la urgencia que imprime perder la frontera que separa la soledad del cariño. La primera zapatería estaba desierta, era demasiado temprano para que un establecimiento de lujo tuviera clientes; en la de la plaza, dos señoras se probaban chanclas en unos pies achatados y con las uñas descascarilladas en un rojo anterior a la crisis. No niego que me impacientara pero no perdí los nervios.
La suerte me sonrió en la zapatería de la avenida: un hombre se probaba unos náuticos. Tenía el pie estilizado, elegante, sin rozaduras. Los dedos poseían la proporción adecuada para infundir serenidad. Era un pie con clase, de los que lucen en unos mocasines de piel o en unas sandalias de verano. Me senté y quitándome un zapato coloqué mi pie al lado del suyo. Hacían buena pareja. Los meñiques hicieron un leve movimiento de sorpresa al verse juntos en el espejo del suelo. Ese detalle me hizo albergar esperanzas. Luego todo ocurrió muy deprisa, el señor me miró y yo le sonreí. 
No recuerdo quien invitó al otro a ir al podólogo, pero nuestras huellas ya no se separaron.     

¡Cuánto amor hay en el roce de un pie!


jueves, 19 de diciembre de 2013

Si existiera en los peces azules


Si existiera en los vientos
que murmuran al agua
la locura de ceñirte la lluvia.
Si existiera en el destello fugaz
donde yace el delirio del rayo  
por adueñarse de tu sabor deshabitado.
Si existiera en los peces azules
que surcan la cicatriz de la luna
para calmar el sollozo de tus noches,
en tu nombre me haría un ovillo,
un ovillo en la tibia eternidad
que supone alojarse
en la piel sorprendida de tu pecho,
me haría un ovillo
en el corazón que estallará en sonrisas
cuando la sombra de tu beso
haga bello mi rostro.

Y por ese amor que quiere sonreír,
por ese amor tan alto que nadie escucha su voz,
te busco en senderos ajenos
para recorrer un te amo.




domingo, 15 de diciembre de 2013

Ya no te quedan rosas


Hace frío al norte de los cedros.
Un frío innecesario que duele en los sueños.
La tristeza se alza en muro
y no amanece hasta el atardecer.
Tú estás allí, escondiéndome,
ocultando el vaho de los versos
que respiras desde el olvido.
Ya no te quedan rosas
para fingir rubor con la mirada,
ni manzanas de otoño para alisar
las arrugas del amor en tu pecho.

Sólo te encuentras en mis labios.

Y en esos labios que te habitaron el pasado
ignoras que he muerto al mundo
para hallarte en la palabra,
engendrando verbos
te aguardo en la otra orilla,
allí donde la sonrisa carece de hielo.

Mi nombre gotea en tus manos
y lo miras con tanta nostalgia
que te has hecho noche.



viernes, 13 de diciembre de 2013

Quiero morirte.


Venía con un horizonte sesgado
y dos venas a punto de exiliarse.
Ahora, descalzo de sombras,
voy dando tajos en los verbos
que no conjugan tus ojos.
Qué lejano está el pasado
en la distancia de un naipe
trucado con la necesidad
de respirarte.

Me entras por la sangre,
por la cojera del alma
que ansía ser arañazo
y despeñarse en tu cuello,
por la avidez de tus rodillas
ciñéndose a mi locura.
Quiero morirte,
morirte esponjando en mi boca
el meñique no nacido
que te lanza al placer.
Quiero morirte  
en el disparo de este deseo
que me arroja de bruces
a la sumisión en tu pecho.
Morirte iluminando el cuerpo
que se deshace en universos
tan blancos que la nieve se extingue.
Y en la cálida resaca de tu voz
morirte,
morirte amando el clamor
de ese mar desnudo que bate en mi carne.


Aunque Bukowski me acuse
de ser un pájaro azul
que asesina cisnes en primavera,
quiero morirte.





jueves, 12 de diciembre de 2013

VÍDEO POEMA: QUIERO SER HOJA

                    
                    Otra creación maestra de Gea.


                    Vídeo poema:  Quiero ser hoja.




 





domingo, 8 de diciembre de 2013

Tu sonrisa es ancha de cielo


El recuerdo se desnuda al atardecer
y en la transparencia de las sombras
te veo sonreír de lejos.
Te veo sonreír
en las azucenas borrándose del día,
y en los pájaros que careciendo de nombre
extienden con sus alas la tristeza
de un náufrago nostálgico de mareas.
Tu cuerpo camina por el aire sin bordes
y te veo sonreír de lejos.

Te veo sonreír
en dos frentes amándose,
en el zapato de charol que quiso ser espejo
en la pausa que imita una caricia,
y al fondo, un grito tirita de frío.

Aguarda, que en la luz desvanecida
aún te veo sonreír de lejos,
y tu sonrisa tiene el color del horizonte
y el sonido del agua entrelazando la cintura
de un dolor tan pequeño que casi es un beso.
Tu sonrisa es ancha de cielo
y hermosa en la inicial de una mejilla.
Luego llega la noche
con el desdén de un dedo que no toca,
noche que se quiebra en dos sentimientos,
en uno sólo estás tú,
en el otro siempre estás conmigo.

He tenido demasiados sueños
y todos caben en tu sonrisa.
No hay nadie en el mundo.


jueves, 5 de diciembre de 2013

Magnolias azules.


No hay magnolias azules prendidas
en los insomnios de un regreso,
hay segundos respirados en tu boca
y voces enronquecidas por el silencio.

No hay paisajes al sur de tu cuerpo,
ni lechos de arenas en flor
donde descansar un labio
que se olvidó de ser labio
entre palabras sin besos.
Hay esperanza en el color de las cerezas,
en la mirada que abre un sueño en dos
hasta que la luz deja de iluminar
 y se hace memoria.

Y en la memoria desordenada
de esta noche de cielo bajo
donde no caben estrellas
sin pensarte, te pienso.
Te pienso en la remota lejanía
donde mueren las rosas del ocaso
y se desploma la penumbra de un suspiro
que arroja cenizas sobre tu ausencia.
Te pienso al compás del olvido
a la orilla de una lágrima
creyendo sólo en tu cuerpo.

No hay magnolias azules prendidas
en el quicio de un recuerdo.
Y sin pensarte, te pienso.



miércoles, 4 de diciembre de 2013

Hay caracoles en el fondo de las nubes



                                                      A Gabo.

Hay caracoles en el fondo de las nubes.
Caracoles hermosos y livianos
como un beso de golondrina
que crean sus propios universos de nácar.
Caracoles que leen sin prisa los mundos
de García Márquez y giran sin pausa
en el bucle eterno de sus palabras:

Yo no vengo a decir un discurso
sino a elogiar la memoria de mis putas tristes
que, conocedoras del amor y otros demonios,
aliviaron mis días en el otoño del patriarca. 
Ya sé que cuando era feliz e indocumentado
como el negro que hizo esperar a los ángeles
aprendí la bendita manía de contar
doce cuentos peregrinos,
pero sufrir cien años de soledad
aguardando el amor en los tiempos del cólera
es crónica de una muerte anunciada.

Hay caracoles en el fondo de las nubes.
Caracoles que construyen el nido de la lluvia
con sílabas tan recientes que, muchas,
aún no han formado palabras.





sábado, 30 de noviembre de 2013

El peso de una lágrima


Poema incluido en mi libro

"En la voz de tus brazos habito"

Puedes pedirlo en tu librería o si prefieres

en formato Ebook en: 

http://www.casadellibro.com/ebook-en-la-voz-de-tus-brazos-habito-ebook/9788494223914/2254468

Gracias por tu apoyo.




miércoles, 27 de noviembre de 2013

Quiero ser hoja

Poema incluido en mi libro 

"En la voz de tus brazos habito"

Puedes pedirlo en tu librería o en formato Ebook en:

http://www.casadellibro.com/ebook-en-la-voz-de-tus-brazos-habito-ebook/9788494223914/2254468

Gracias por tu apoyo.






                                                                                                                                                                  Acuarela "Octubre" de: Ana Díez 


domingo, 24 de noviembre de 2013

Ese dolor - Vídeo poema creado por Gea

Toda la sensibilidad y talento de Gea, mostrando la falta de solidaridad ante la desgracia ajena que siempre será la nuestra.
Si os gustaron sus anteriores trabajos, este no os dejará impasibles. Un grito que debéis escuchar.




miércoles, 20 de noviembre de 2013

Nada

                                                             A Agus.

En la nada se carece de otoños
que habiten de ocre las huellas.
Se desvanecen las palabras dichas
cuarteando promesas silvestres
como alondras sin sangre.
No llueve en ausencia de la voz.
En la nada sufres el vértigo de la piedra
que odia un pie al borde del acantilado,
no hay más orillas que el aullido
de la rosa al olvido de la espina.
Mueres el ocaso de los fuegos   
para nacer inocente de sonrisas.

Y en la transparencia de ese instante,
hueco de memorias mutiladas,
dejas de existir para ser,
te adueñas del silencio
que juzgaba las auroras
y sin miedo al amor amas,
sin miedo a soñar, eres el sueño.

Voy buscando la nada
para hallaros en todo.


domingo, 17 de noviembre de 2013

viernes, 15 de noviembre de 2013

La espalda que fue frente


Poema incluido en mi libro

"En la voz de tus brazos habito"

Puedes pedirlo en tu librería o si lo prefieres en

formato Ebook en: 

http://www.casadellibro.com/ebook-en-la-voz-de-tus-brazos-habito-ebook/9788494223914/2254468

Gracias por tu apoyo.




martes, 12 de noviembre de 2013

Es elegante la soledad.


Foto: ES ELEGANTE LA SOLEDAD

Puedes leerlo en: http://alfredocernuda.blogspot.com.es/2013/11/es-elegante-la-soledad.htmlSiempre fuiste un crujido en mi alma,
el destello sin luz que ilumina un párpado
el pie desnudo que ignora los pasos
y se siente ala.
Qué bonita cuando eras la gota
que rebosaba los latidos.
Vivo en un reloj equivocado
que marca primaveras en otoño
y soledades en hombros ajenos.
Es elegante la soledad.
Es elegante si la vistes de arpa
para que imite el sonido de la lluvia
sobre ese sueño que no nos ama.

Qué bonita cuando te descolgabas
entre mis manos para ser verdad.
Es elegante en la delicada sombra
que recoge amapolas negras
para buscar asilo en sus labios.
En su elegancia me aguardo
después de suicidar al reloj
que me condenó a la noche.
Qué bonita cuando mi boca
concebía la forma de tu pecho.


domingo, 10 de noviembre de 2013

Qué me dueles en la espalda, amor.


Qué me dueles en la espalda, amor.

Será por que tuve que empeñar
la prótesis clavada con tu adiós.

Eras cada una de mis mentiras,
la verdad me deja en silencio
sin el consuelo de tus piernas.

A este amarte inútil me entrego
con la misma pasión que escribo,
para ambas me falta talento
pero añadiéndole dos cubitos
cualquier verso sabe a tus labios.

Cambié los poemas con azúcar
por edulcorante cinismo,
el hachazo cruel de tu olvido
por un ¡Puta! en la barra del bar.
No deseo que sufras mi dolor,
teniendo un corazón sin usar
sólo te consigue emocionar
la subida de colesterol.

Qué me dueles en la espalda, amor.


viernes, 8 de noviembre de 2013

Despido tristezas en tu boca


Oscilando entre las huellas de cuando éramos
qué vanas se sospechan las mil y una noches
cuando nosotros fuimos desnudez en todas.

Las noches se asemejaban anchas de brazos,     
igual que una avenida vacía que devora
los amores verticales de las farolas,
tú me orillabas el cuerpo que aún no había sido
y que siempre era, con el deseo siendo puerta.

Qué hermoso despedir tristezas en tu boca.
Qué hermoso deshabitar el ruido del bostezo
y ocupar los pulsos de los astros en tu pecho.
Hicimos hogar en el hueco de un te quiero
tan apretado que cabíamos en un beso,
y ahora, inclinados de años hacia la mañana
qué vanas se sospechan las mil y una noches
cuando somos desnudez en cada mirada.




miércoles, 6 de noviembre de 2013

De vuelta de tus dedos


Poema incluido en mi libro 

"En la voz de tus brazos habito"

Puedes pedirlo en tu librería o si lo prefieres en

formato en Ebook en: 

http://www.casadellibro.com/ebook-en-la-voz-de-tus-brazos-habito-ebook/9788494223914/2254468

Gracias por tu apoyo.



domingo, 3 de noviembre de 2013

Eres el verso que mi piel conspira


En el fluir de un te amo que se deja pronunciar
junto al vidrio del silencio, hallaré tu nombre
y la obligación de olvidarlo para amarte.

No eres una letra, no eres una sílaba
que se muerde en las lluvias azules del miedo.
Eres Akasha, la rosa, el trébol sin dudas,
eres el verso que mi piel conspira,
la daga de alma blanca y mi mano desnuda.

Mis ojos te ven en todo y en nada te miran
¿Cómo abarcar sólo con un nombre la vida?
Sintiéndote en la cisura del llanto ajeno
el amor es más que unir tu boca y mis sueños.
En la espiral que eleva, un derviche se endiosa
y girando para nacer en ti, en mí muero,     
mas libre de las falsas escamas del deseo
he de amarte sin el dolor del misterio.        




martes, 29 de octubre de 2013

Acúdeme


No temas el aullido de mis ojos abiertos
pues sólo encuentran alivio en la rosa,
no temas la renuncia de mi rostro
al roce de tu aciaga lengua
que en su aliento recordaré una voz,
una voz de lluvias oscurecida
un día sin pies para elegir horas
y quizá… quizá la holgura vacía
de aquella mi plegaria rendida.

Acúdeme en esta vida incierta,
desvela tu mirada siempre ciega
alójate en el hueco donde hubo
y destruye su fuente yerma.
Abre en cruz la locura de mis venas
para liberar los sueños obstinados
que se niegan a abandonar el nombre
de quien al silencio se entrega.

Acércate, acúdeme serena
y al galope en la sinrazón de tu averno
olvidaré la llaga de la serpiente sin huella,
el aroma del llanto
y un dolor seco en la pena.