sábado, 13 de octubre de 2012

Agonía y Éxtasis de Steve Jobs




Ayer estuve viendo una obra de teatro: Agonía y éxtasis de Steve Jobs escrita por Mike Daisey. Trepidante, increíble, magnifica. Una función que nos dice lo que nos negamos a oír, esas verdades que cuando las escuchamos, miramos hacia otro lado como si ese tema no fuera con nosotros. Daisey te descubre la vida de los trabajadores explotados en el llamado tercer mundo para que nosotros disfrutemos de la más avanzada tecnología. Nos cuenta cómo se hacen millonarios un grupo selecto de personas, utilizando niños y niñas en la fabricación de esos sueños que nos venden en occidente, sueños que se convierten en sus pesadillas. Tranquilos, no es un drama tremendo del que saldréis llorando, es una comedia; sí, habéis leído bien, una gran comedia. La mejor comedia americana del año según The Washington Post. Una comedia que te araña el alma, la conciencia, y que no os permitirá permanecer impasibles cuando lleguéis a casa y miréis vuestro ordenador de última generación, o vuestro maravilloso móvil. 

Una comedia dirigida con gran acierto y talento por David Serrano, e interpretada magistralmente por Daniel Muriel. No os dejéis engañar pensando que es un monólogo aburrido, en esta obra hay muchos personajes, algunos divertidos, otros tiernos, otros deleznables; pero todos tienen una peculiaridad: los interpreta el mismo actor. ¡Sorprendente!

Daniel Muriel os hará reír, os llevará con un vertiginoso ritmo por las ciudades de China en dónde se fabrican estos diabólicos artilugios, os hará soñar con poseer el último terminal lanzado al mercado, y después, con breves silencios, con tonos de intimidad, con ternura,  dejará caer la verdad para que la recoja aquél que no esconde la cabeza para no enterarse de los problemas. ¿Por qué no os la podéis perder? Porque disfrutaréis con una clase magistral de Daniel Muriel, inconmensurable, desdoblándose, realizando con naturalidad cada uno de los personajes que salen en la obra, llevándote, como en una montaña rusa, hacia lo más alto de la hilaridad, para dejarte caer con un sencillo silencio. ¡Qué gran trabajo! Y también debéis ir por vuestra conciencia, por informaros gracias a que Mike Daisey ha tenido el valor de contar lo que está pasando, por saber cómo nos engañan, aunque sólo sea por egoísmo ya que, con esta crisis, tengo la sensación de que esa vida de los trabajadores chinos, es el futuro que quieren para nosotros los llamados “mercados”.

Agonía y éxtasis de Steve Jobs. Teatro Alfil.