Ojos de niebla

Ojos de niebla es la segunda obra de teatro escrita por Alfredo Cernuda

La obra recrea la vida del rey Eduardo II de Inglaterra. Pero lo que a simple vista puede parecer un drama histórico, con toda la carga cultural que ello representa, se transforma en algo más. Es una historia de amor, de odio, de pasión, de lucha por el poder, en definitiva, es nuestra historia.

Sin duda, lo que me animó a embarcarme en este proyecto, no fue sólo poder hablar de los sentimientos de unos personajes que nos arrastran a su mundo: El amor incontenible de Eduardo II por Hugo Le Despenser, dispuesto a morir antes que renunciar a sus caricias - ¿Hay amor más maravilloso que renunciar a uno mismo?– el resentimiento de su esposa, la reina Isabel, humillada por los amores que su marido le niega; el odio de Mortimer, que le empuja a conquistar a la reina para poseer algo más que la corona; las intrigas de la Iglesia para acrecentar su poder y coronar reyes que sean fieles a sus propósitos; la ambición de un banquero judío decidido a prestar dinero a amigos y enemigos con tal de enriquecerse; la lucha de dos religiones por seguir, como siempre, a la sombra de los poderosos; todo este enjambre de personalidades hacía muy interesante la historia, pero lo más importante fue su actualidad: la Iglesia sigue condenando el amor de dos hombres; las religiones continúan sembrando el mundo de fanatismo y dolor; el poder del dinero somete la voluntad de los pueblos. Ojos de Niebla, podría ser un drama actual sólo con cambiar los nombres de sus personajes. Un drama que nos permite ofrecer un mosaico de pasiones, de intrigas políticas, de amores y traiciones; un espejo donde veremos reflejada la actualidad a pesar de haber transcurrido siete siglos. No en vano, al ser humano sólo le distinguen sus pasiones, y lo demás… lo demás es historia.

ALFREDO CERNUDA.

Pincha aquí para descargarte la obra