jueves, 19 de diciembre de 2013

Si existiera en los peces azules


Si existiera en los vientos
que murmuran al agua
la locura de ceñirte la lluvia.
Si existiera en el destello fugaz
donde yace el delirio del rayo  
por adueñarse de tu sabor deshabitado.
Si existiera en los peces azules
que surcan la cicatriz de la luna
para calmar el sollozo de tus noches,
en tu nombre me haría un ovillo,
un ovillo en la tibia eternidad
que supone alojarse
en la piel sorprendida de tu pecho,
me haría un ovillo
en el corazón que estallará en sonrisas
cuando la sombra de tu beso
haga bello mi rostro.

Y por ese amor que quiere sonreír,
por ese amor tan alto que nadie escucha su voz,
te busco en senderos ajenos
para recorrer un te amo.