domingo, 6 de enero de 2013


Nunca temas a las sombras.

         Sólo constituyen el indicio 

                   de que en algún lugar cercano

                              hay una luz resplandeciente.
                                                                             
                              R. Renkel.