lunes, 14 de enero de 2013


                 Nadie envejece por vivir años,

                 sino por abandonar sus ideales.

          Eres tan joven como lo sea tu confianza,

                              tu esperanza.

                Eres tan viejo como tu temor,  

                                tus dudas,

                            tu desesperanza.                                  
                                          
                                                                        D. MacArthur