jueves, 4 de julio de 2013

Soy Adicto A Tus Labios


Soy adicto a tus labios
lo confieso,
y me duelo.

Aun en la indiferencia de su mirada
necesito aspirar la nostalgia
que olvidaron en mi cuerpo
para sentir que los siento
para creer que los creo.

Soy adicto a tus labios
lo confieso,
y me duelo.

Los recuerdo
escondiéndose de las miradas
abrochando un te quiero
corriendo por mi boca
rezándome el deseo.
Mordiendo la mañana
jugando con mis dedos
abriendo mis ventanas
derrumbando el universo.
¿Tomamos un café?
¿Dónde están? ¿Qué sabes de ellos?
¿Han vuelto a besar? ¡Calla, que muero!

Y los amo
en el caos de un parpadeo
en las escamas de mi secreto
en la piel de todos tus mares
en esos ojos que no me veo.
En el miedo a pronunciarte
en los brazos de un encuentro
en el sueño de tu nombre
en el sueño que los sueño.
¿Quizá un refresco?
¿Dónde estás? ¿Qué sabes de ti?
¿Has vuelto a amar? ¡Calla, que he muerto!

Soy adicto a tus labios
lo confieso,
y me duelo.