lunes, 15 de julio de 2013

Desabróchame La Vida


Desabróchame la vida,
deshaz mis temores a dentelladas,
descorre mis días sin sol,
retórname al que soy y no puedo ser.
En algún rincón guardo las lunas azules
que perfilaban tus caderas,
la mirada canalla
que despertaba tus deseos inconfesables,
y el reloj sin manecillas
donde tu risa loca
marcaba, sin querer, la hora del universo.
Desabróchame la vida, que se ha vuelto
tan densa que desdibuja el horizonte.
Súbeme a tus sueños y condúceme al lugar
donde tu piel recorta playas de arena viva,
donde las  aguas de espejo
reflejan la quietud del alma
y el fuego de la sangre.
Date prisa que las ventanas menguan
y los escalones crecen.
Corre que los hombres transitan las calles
con ojos sin luz.
No bastó que les entregara mis días,
ni, después, las noches.
Ayer se llevaron mis últimos recuerdos
y, perdóname… tu nombre.
Vuelve y mírame, como sólo tú puedes hacerlo,
apúrate. 
Creo que ya nadie me ve.

AUTOR: JOSÉ AGUSTÍN LÓPEZ SELFA