viernes, 26 de julio de 2013

En El Eclipse De Un Verso


No me concedas un lugar,
ni una hora, ni un encuentro,
concédeme tu nombre
para quebrarlo sílaba a sílaba
y  llamarte sólo
con el desgarro de un grito
de un alarido
de un sentimiento.
Vacíos de palabras
de sombras desnudos
seré rostro en tu rostro
labio en tu boca
abrigo en tu silencio.

Concédeme amarte
con la insistencia del espejo,
amarte
en el eclipse de un verso.