miércoles, 3 de julio de 2013

Me Amaneces

Con sabor a luz revenida,
en postura de trastero abandonado.
Una hebra de oro
busca el latido del despertador,
serpentea sábana abajo
y se enreda en tu mano,
inerte.
Desde mi pensamiento
alza el vuelo un beso,
frágil.
Mis labios lo siguen
con alas despuntadas
en dirección a tu mejilla
y se estrellan,
inseguros,
contra tu despertar.
Me miras con ojos de rutina
te respondo con pupilas del ayer,
tampoco será hoy.
La luz del ahora pasa de largo,
sin detenerse en nuestro buzón.

-Uff, llego tarde.

Mi “buenos días, amor”
se rinde apenas iniciado el trayecto.

Quizá sólo imaginé que lo decía.

AUTOR: JOSÉ AGUSTÍN LÓPEZ SELFA