sábado, 25 de mayo de 2013

Carece De Olvido Quien Amó

Para Luz.

Carece de olvido quien amó.

Llegó la noche
con cabellos revueltos y lengua oxidada,
chirrían sus goznes
denunciando el vago amanecer que aguarda
tras las sombras raídas de los recuerdos.
Sombras que te arrebatan
la luz de tu infancia,
que arrancan
de cuajo sus palabras escuchadas.
Torpes telarañas
que surgen en la hora de penumbra
negándonos continuar en el sueño
del
holograma.

Carece de olvido quien amó,
quien fue amado.

No es tiempo de erigir fronteras
ante sonrisas legadas,
ni de prostituir memorias
con eclesiásticas llagas.
Celebremos los vientos que pronunciaron su nombre,
evoquemos los aires que posó en tu alma,
que él ya es utopía,
reflejo,
ala,
es eco de la tempestad
en calma; que allí, en su universo,
abolidas están
dudas y lágrimas.

Y si la ausencia
intenta encelarte con su copa,
no temas,
la apuraremos contigo, compañera,
que nuestra noche aún
se antoja lejana.

Carece de olvido quien amó,
quien fue amado,
quien es.


(He cambiado la forma del texto por sugerencia de Gavri Akhenazi a quien admiro profundamente. Gracias por tu generosidad, Gavri).