martes, 7 de mayo de 2013

Soneto Para Dama Con Sombrero


Un sombrero te oculta los malos pensamientos,
si es de ala ancha hasta los fraudes a Hacienda.
Yo escondo siempre zapatos de tacones altos
y dos piernas con liguero y medias de seda.

Ignoro qué labios me harán su prometida,
y soy mujer de anticiparme a los momentos,
si mi cita con la fantasía no se ve cumplida
de mi cama echo al patán sin más miramientos.

Hay demasiados fantasmas de lengua trenzada
de manos traviesas y  traje de caballero
que si al azar los desnudas se quedan en nada.

Una dama siempre pone el suficiente esmero
para exigir calidad cuando se siente amada,
y si ellos cumplen, nos quitamos el sombrero.