sábado, 1 de diciembre de 2012


Al igual que existe un punto ciego en la retina del 

ojo humano, también existe en el alma una parte 

ciega que no puedes ver. 

Por lo tanto, dependes de la persona a quien amas 

para ver lo que no puedes con tus propios ojos.
                                                                            
                                                               J. O'Donohue