lunes, 10 de marzo de 2014

Sombras


A golpe de lirios se desnuda
cuando cierro los ojos,
y en esas sombras amantes
hasta las palabras que no pronuncia
abren espacios en el silencio.
La oscuridad se estremece,
su piel se hace aurora
y traza sonrisas en el aire
llenándome de memoria las manos.
Nada tiene nombre
cuando dos cuerpos se desbocan.

No entiendo la oscuridad sin sus labios,
la luz sólo es vértigo.