martes, 25 de febrero de 2014

¿Dónde ama la nieve?


Tengo salitre en las costuras de un sueño.
A lo lejos, el paisaje dormita buscando el sur,
los rostros mueren sin el eco de un espejo
y la luz es sombra y sombra el silencio.
Mi mundo se finge desierto y le oigo cantar
entre arenas incendiadas de tristeza.

¿Dónde ama la nieve?  

Sólo queda espacio para esa mano fría de la soledad,
para ese grito que quiebra los dientes
exigiendo un cielo, o en su defecto un beso
que esconda el olvido en la inocencia de la lluvia.

¿Dónde ama un latido?

Es tan difícil vivir en otros ojos.