lunes, 10 de febrero de 2014

El amor no surge del hielo


Y en la mañana la amo
a pesar de la noche,
y en los ojos heridos
de perseguir sombras,
y en la piel de este mundo
que dejó de ser paisaje
por la ausencia que se arrodilla.
No hay luz en el desnudo del espejo
ni horas en la palabra melancolía.
Cómo exigirle quietud
a la mano que aprieta la tarde
si sólo hay vaho en el aliento,
si el amor no surge del hielo.