lunes, 10 de septiembre de 2012

Entrevista a Alfredo Cernuda, por Izara Batres:

Publicada en revista Tiempo, en el número del 21 al 29 de Septiembre de 2012.

ALFREDO CERNUDA

"La economía es una cruel tirana"

Ha trabajado en teatro, cine y televisión, y las tres experiencias le han servido para componer La amante imperfecta: atractiva mezcla de novela negra con una trama de amor-desamor y una dosis de crítica económica. ¿Su origen? Una serie de casualidades que hicieron pensar al autor, "el destino quiere que la escriba".

¿Cómo definiría su novela? Es una historia de desamor, que se convierte en una pasión maravillosa en el transcurso de una intriga casual en la vida de un corriente profesor de literatura. Tiene amor, intriga, sentimientos, denuncia de injusticias horribles, y de fondo, la necesidad que tenemos todos de amar y de ser amados.

¿Los amores más felices son los mejor inventados? El amor es un sueño. El sueño con mayúsculas. Hay personas que consiguen realizar ese sueño y otras que se limitan a verlo pasar, o a desdeñarlo porque no lo consiguen. Los amores más felices son aquellos en los que amas tan profundamente que no puedes pensar en el futuro, sólo puedes vivir el presente en sus labios.

¿Es una aventura ser actor o escritor en estos tiempos? Desde luego, pero no más que dedicarse a cualquier profesión. Digamos que hoy en día, por las circunstancias, todos estamos viviendo una aventura. Esperemos que el final sea feliz.

¿El libro electrónico es el futuro? Supongo que sí. Aunque para mí la sensación de tener un libro en las manos, de olerlo, de sentirlo, jamás la tendrá el libro electrónico.

¿La economía es una amante imperfecta? La economía es una cruel tirana, no tiene nada de amante, es dictatorial y atropella con su avaricia cualquier tipo de amor y solidaridad que surja en el mundo. El dolor que está causando en la gente es inmenso, está destrozando todos los valores del ser humano. Esperemos que tras esta crisis provocada, el mundo adquiera conciencia y se acabe con esta forma de vida.

¿Quién sería la amante perfecta? ¡Uuff! aquella que ama sin exigir nada a cambio, y que por esa entrega acabas dándole todo, incapaz de imaginar un mundo sin ella.