lunes, 14 de marzo de 2016

Mi gato y Ulises


POEMAS AL MARGEN
                
                     6

Amar es una posibilidad  –pienso–
si dejo que los abismos no cuenten
el sacrificio de abandonar tu cuello.
Te busco y surgen naves sin mar.
¿Ulises quería volver a Ítaca o a Penélope?
Mi gato se llama Ulises, es igual de egoísta,
va y viene como tu sonrisa o mi locura.
Los días se suceden torcidos
llenando de memoria el precio de la lluvia,
la intensidad de un aliento que fue lenguaje
y hoy teje ausencias.
Recuerdo un camino de cerezos
cuando mis manos no picaban hielo de las sombras
y nadie sabía que el agua era tu cuerpo.
Dormíamos sin pasado en la nuca
-de pie no hay sentimientos-
y el miedo y la pasión compartían callejones a medianoche.
Ulises cruzó el estrecho de Escila
no sé si con miedo o con pasión, ¿Homero vio su mirada?

Llueve, despacio.
En tu mirada siempre magnolias.

Nota: Penélope nunca debió esperar tanto.


            Fotografía: Alexei Bourikin