viernes, 17 de julio de 2015

El desamor o la desnudez de los océanos

                        

                                                  A C.G. con cariño.
                 
El desamor carece de ángulos
donde alojar un viento,
es el espejo de la espalda que agoniza
la fragilidad de una cintura sin eco.
El silencio no duerme
-qué cruel la voz de esa sombra
desgarrando el nombre
que tu lengua ya no imita-
y en el sollozo inconfesable de un cuerpo
viniera yo a consolar
el azar que te deshizo en plumas
en tristeza tan infinita que carece de bordes.
Si pudiera arrancarte el brillo de las cabelleras más rubias
sabrías que la lucidez calla ante el temblor de un seno,
que desde la blancura de tu frente
crearás sirenas dulces como una sorpresa
o universos donde amarás la desnudez de los océanos,
y entonces serán posibles los labios siempre
los latidos los trópicos el fuego.

No existe tu soledad, 
eres tan hermosa que solo el sol te responde.


                                                                       FOTOGRAFÍA: KIRSTY MITCHELL