jueves, 21 de enero de 2016

POEMAS AL MARGEN

                            1

Necesito arrasar la palabra
con los dedos impares de una mano,
encadenarla al olor de una trenza oscura
mientras contemplo la escasa memoria de un                                                                   [gemido,
luego pensaré, dos puntos, qué sutil fue la noche.
La palabra es un error -un hueco tullido
que ansía rellenarse de voces-
alguien la prolonga más allá de la idea
y forma una mentira un deseo
Amar es invadir todos los límites.

Dadme silencios como ojos de ciervo
con sus heridas sin aire
-cualquier cicatriz aguarda sobrevivir en un labio-
y con mi rostro desposeído de estrategias
habitaré la mirada sin origen.
Yo, que nací pronunciando infinitos,
habré de perderme
en la inclinación de ese cuerpo
donde a veces se detiene la luz.

Terco astrolabio señalando estrellas
cuando ya los mundos carecen de nombres.